no me chilles que no te entiendo. 7 aspectos a cultivar para ser un comunicador brillante

18.03.2014

Creemos que actuamos sobre la misma realidad del otro y que el otro posee las mismas referencias que nosotros. Cada uno tiene una visión única del mundo que nos rodea. Esto provoca, con frecuencia, malos entendidos, errores de interpretación, conversaciones confrontativas, discusiones, malestar generalizado...con la consecuente pérdida de alegría, energía, tiempo, dinero y oportunidades.

En la comunicación no existen fracasos, solo hay resultados

Y si, ¿en cuántas ocasiones entendimos A cuando nos estaban diciendo B? ¿Queríamos contestar una cosa y se entendió otra? ¿Fulanito me respondió agresivamente cuando simplemente le pregunte si lo había entendido?, ¿pedí algo como urgente y todavía estoy esperando?, ¿mi equipo/jefe/compañero/pareja/hijos no me entienden?

No escurras el bulto. Si no te entienden; si los receptores de tus mensajes no interpretan lo que estás transmitiendo en el sentido que pretendes transmitir, es que NO TE ESTÁS COMUNICANDO EFICAZMENTE

El mapa no es el territorio  y cada uno dispone de su propio mapa personal

Creemos que actuamos sobre la misma realidad del otro y que el otro posee las mismas referencias que nosotros. Cada uno tiene una visión única del mundo que nos rodea. Esto provoca, con frecuencia, malos entendidos, errores de interpretación, conversaciones confrontativas, discusiones, malestar generalizado…con la consecuente pérdida de alegría, energía, tiempo, dinero y oportunidades.

 

¿Cómo ser un comunicador brillante?  7 aspectos básicos a cultivar

 

  • 1. ESCUCHA ACTIVA

“Tenemos 2 orejas y una boca para que podamos escuchar el doble de lo que hablamos”. El mejor comunicador es el que sabe escuchar. Escuchar no es oír. Practicar la escucha activa requiere un esfuerzo mucho mayor que hablar. A todos nos gusta el sonido de nuestra propia voz. Si quieres dar un salto de calidad en tu comunicación deberás practicar la empatía, ponerte en la piel del otro mientras le escuchas. Entiende realmente lo que quiere decir. Préstale atención.

 

  • 2. DESPERSONALIZA

Esto es, no tomarse el mensaje como algo personal ni hacer suposiciones. Si tienes dudas, pregunta. Si te lo tomas como algo personal lo único que haces es robar tiempo y energía a lo que importa. Todos tendemos a hacer juicios de valor. Pero esa persona tiene SU perspectiva que constituye su realidad y tu tienes la TUYA, que simplemente es diferente. Si deseas ser un comunicador poderoso no proyectes en el mensaje interpretaciones subjetivas. Sé neutral cuando hables y sobre todo sé neutral cuando escuches. Controla tus pensamientos y controla tus palabras. Lidera tu comunicación

 

  •  3. CLARIDAD

Debes transmitir el mensaje de una manera clara e inequívoca, que no quepa lugar a dudas. La claridad pasa por utilizar las palabras adecuadas (una mesa no es una cosa, es una mesa), construcciones semánticas correctas y por supuesto ninguna falta ortográfica y muchísimo menos si es un mensaje escrito. No hay nada que reste más la credibilidad de un interlocutor que una continua comisión de errores ortográficos. Las palabras son poderosas. Cuida tu vocabulario.

 

  • 4. CONGRUENCIA

auténtico y veraz. El lenguaje verbal sólo transmite un 7% de la información total que emite el ser humano; mientras que el lenguaje corporal o no Verbal trasmite el 93% de la información. La persona que conscientemente miente emite una “INCONGRUENCIA” entre lo que dice y lo que “siente” (su cuerpo “sabe” que no es verdad lo que dice e “involuntariamente” se delata) y esa incongruencia se percibe, hay “algo” que no te acaba de convencer. ¿Te imaginas decir te quiero con los brazos cruzados? .Pues eso. Cuida tus gestos; que estos acompañen a tus palabras. Generarás CONFIANZA. Ganarás credibilidad

 

  • 5. OPORTUNIDAD

Tienes que detectar si el momento y las circunstancias con las más propicias para tu mensaje. Muchos y buenos mensajes se han perdido por no manifestarlos en el momento y lugar oportuno. Es cuestión de ser consciente de donde estás y con quien estás. Respira hondo, sal de ti mismo y observa con atención a tu alrededor.

 

  • 6. BREVEDAD

Si puedes decirlo en dos frases, será mucho mejor que un párrafo entero. Con la continua y múltiple disparidad de mensajes en este mundo hiperconectado; la capacidad natural de atención está  limitada. Transmite tu mensaje de una manera concisa y breve. No te pierdas en circunloquios. Recuerda: introducción, nudo, desenlace. No bla bla bla. No aburras

 

  • 7. LO DELICADO, NO POR ESCRITO

Los mails son continuas fuentes de malentendidos y es que está comprobado que suele aumentar la probabilidad de conflictos y la mala comunicación, porque tendemos a malinterpretarlos. “Solemos leer como neutrales los mensajes positivos, y los neutrales, como negativos. Es más: los chistes son calificados como menos graciosos por quienes los reciben que por quienes los envían. ¿Por qué? Tras liderar varias investigaciones al respecto, el psicólogo estadounidense Justin Kruger concluyó que “la mitad de los lectores de mails no comprende del todo su sentido, porque no sabe en qué contexto poner lo que lee”. Kruger señala que es comprensible que pensemos que el tono y las emociones expuestas en el mail son obvias para el que lee, porque cuando estamos escribiendo en nuestra mente “escuchamos” el tono y la intención de lo que buscamos transmitir. Pero “lo que uno escribe no es siempre lo que el otro lee”.

El desajuste entre lo que se quiso decir y lo que el otro entiende también tiene que ver con que emisor y receptor no comparten contextos: leen y escriben en tiempos y espacios distintos y bajo la influencia ineludible de su estado de ánimo y de la “historia” que ese vínculo tuvo hasta ese momento. Lo delicado a la cara o por teléfono. En lo escrito, intención positiva en su redacción y neutralidad en la lectura. Ganarás respeto. Incrementarás tu productividad

 

Una buena comunicación puede ser la diferencia entre una vida plena y feliz o una vida llena de problemas

Piénsalo. Siéntelo. Dilo

Te escucho

Patricia R Abelairas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

volver