let it go, let it go. 3 claves para liberar el pasado y disfrutar del presente

14.01.2015

Cierra la puerta, cambia el disco, limpia la casa, sacude el polvo. Pon un nuevo rumbo a tu vida (Paulo Coelho)

“Libre soy, libre soy… no puedo ocultarlo más…”. La canción de Frozen es ya un himno universal que emociona tanto a pequeños como a mayores. “Libre soy, libre soy… libertad sin vuelta atrás…..” ¿Qué es lo que nos conmueve a todos de esta canción?

¿DE QUE SOY LIBRE?

Hace poco volví de nuevo a Bilbao, ciudad a la que llegué por primera vez hace casi 20 años para estudiar la carrera. Además de sentirme agradablemente sorprendida por los fantásticos cambios en el paisaje urbano, descubrí algo que hizo que me quedara completamente en shock, y es que la residencia universitaria a la que llegué con mis flamantes 18 años y en la que tan intensas y variadas experiencias tuve… YA NO EXISTE.”- ¿Cómo es posible?”- me preguntaba yo a mi misma- “¡no existen ni los cimientos!”. Pude enterarme que tras años de declive y abandono, finalmente decidieron derribarla.

Aparentemente era obvio que aquellos años habían quedado atrás para siempre, pero, la realidad de que la residencia hubiera desaparecido físicamente, me golpeó con fuerza y me hizo tomar conciencia de hasta qué punto una parte de mí, a veces, fantaseaba mentalmente con ese PASADO que ocasionalmente se hacía presente como un asunto, de alguna forma, INACABADO.

“Si hubiera dicho aquello…”, “si no hubiera perdido el contacto con fulanito…”, “¿Por qué me enfadé tanto aquel día?…. “Ojalá las cosas no hubieran terminado así..”, una serie de pensamientos y sensaciones de CULPA, REMORDIMIENTO y TRISTEZA por todo lo que pudo haber sido y no fue y por todo por lo que ¡ojalá! hubiera sido diferente.

“SI NO SUELTO MI PASADO, ¡NO HA PASADO!”.

Cuando me aferro a mi pasado, me enredo precisamente en aquello que no me deja avanzar: resulta más cómodo lamentarme y encontrar justificaciones a cualquier malestar actual en hechos que ya no puedo controlar; de hecho es una forma inconsciente de no asumir la responsabilidad de mí misma; de asumir el liderazgo de mi vida, no haciendo algo en el único momento en que se pueden hacer las cosas, que es AHORA.

Liberar el pasado no es olvidarlo; soltarlo significa que ese pasado, no tiene poder sobre mí hoy.

 

3 claves para liberar el pasado y vivir plenamente el presente:

 

1. TOMA CONCIENCIA

-¿Cuáles eran tus expectativas? ¿qué esperabas que sucediese y no ocurrió?

-¿Qué es lo que ya pasó, sea una persona, experiencia, trabajo, ciudad, evento que sigue causando una sensación de malestar o incomodidad al recordarlo?

– ¿El recuerdo de quién de tu pasado te desasosiega y molesta en tu presente?

Date cuenta de cuáles son los aspectos de tu pasado en los que estás atrapado. En este punto es importante saber diferencia entre la tristeza natural que se siente al perder algo o alguien que nos hacía bien y la perpetuidad de ese sentimiento ante algo que está fuera de nuestro control.

 

2. PERDONA y PERDÓNATE

“El perdón es algo curioso, calienta el corazón y enfría la picadura”

Los acontecimientos dolorosos de nuestras vidas son como una balsa que se utiliza para cruzar el río. Debes recordar bajarte una vez que hayas llegado a la otra orilla.

 

¿QUÉ NO ES PERDONAR?

– perdonar no es olvidar

– perdonar no es negar lo que ocurrió

– perdonar no es ser imprudente y no aprender de la experiencia

– perdonar no significa ser ciego ni ingenuo

 

¿QUÉ ES PERDONAR?

perdonar es TOMAR LA DECISIÓN de hacerlo

– perdonar es liberarse del resentimiento hacia otros y de culpa hacia uno mismo

– perdonar es sanar las heridas

– perdonar es vivir en el presente

– perdonar es aprender de las experiencias y así, crecer

– perdonar es recuperar el poder que extravié en el pasado

– perdonar es dejar de ser víctima y convertirse en protagonista

– perdonar es recuperar la paz y la integridad personal

 

3. HAZ UN CAMBIO HOY

“La diferencia entre donde estuviste ayer y dónde vas a estar mañana, es lo que piensas, digas y hagas HOY”

Para sanar tu pasado, debes hacer cambios, no puedes permanecer igual.

– ¿Qué acción debes emprender hoy, para que todo empiece a ser diferente?

– ¿Qué debes de borrar, quitar, limpiar, tirar, dejar de hacer?

 

 

Por último, un cuento ilustrativo

Dos monjes zen iban cruzando un río. Se encontraron con una mujer muy joven y hermosa que también quería cruzar, pero tenía miedo. Así que un monje la subió sobre sus hombros y la llevó hasta la otra orilla. 

El otro monje estaba furioso. 
No dijo nada pero hervía por dentro. 
Eso estaba prohibido. 
Un monje budista no debía tocar una mujer y este monje no sólo la había tocado, sino que la había llevado sobre los hombros. 

Recorrieron varias leguas. 
Cuando llegaron al monasterio, mientras entraban, el monje que estaba enojado se volvió hacia el otro y le dijo: 

-Tendré que decírselo al maestro. 
Tendré que informar acerca de esto. 
Está prohibido. 

-¿De qué estás hablando? ¿Qué está prohibido? -le dijo el otro. 

-¿Te has olvidado? Llevaste a esta hermosa mujer sobre tus hombros -dijo el que estaba enojado. 

El otro monje se rió y luego dijo: 
-Sí, yo la llevé. Pero la dejé en el río, muchas leguas atrás. Tú todavía la estás cargando… 

 

TOMA CONCIENCIA. PERDONA. HAZ UN CAMBIO

Libre soy

Patricia Rodríguez Abelairas

@emotivat

6 comentarios

  1. Guillermo Sandoval

    Yo doy gracias a Dios que ay jente que tiene pajinas asii como estas para que la jente se informe, gracias por las erramientas que dan para que uno mismo se arregle asi mismo gracias

    Responder
    1. Patricia Rodriguez Abelairas Autor

      Muchísimas gracias a ti Guillermo con seguir a Emotivacion y compartir tus amables palabras.

      Te deseo todo lo mejor

      Un abrazo

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

volver