El arte de fracasar. Convierte tu muro en tu más fuerte peldaño

17.06.2015

"Siempre lo intentaste. Siempre fallaste. No importa. Inténtalo otra vez. Falla otra vez. Falla mejor" (Samuel Beckett)

Hacía mucho tiempo que por mi mente rondaba la idea de escribir sobre el FRACASO. Sin embargo, y aun cuando empezaba muchas veces a escribir un artículo sobre él, al final, yo misma me autocensuraba con pensamientos del tipo: “es un tema sumamente desmotivador…”, “mucha gente se va a sentir desanimada…”, cayendo yo misma sin saberlo en el MIEDO A FRACASAR al hablar del fracaso…paradójico, ¿verdad?. Algo que me quedó claro es que la palabra “fracaso” es una palabra a la que atribuimos el  poder de desempoderarnos completamente. Y así, sin permitirme darle más vueltas, decidí ponerme en marcha.

 

¿QUÉ ES EL FRACASO?

El término ”fracaso” proviene del verbo fracasar. Fracasar, a su vez, hace referencia a la “frustración” (cuando se malogra una pretensión o un proyecto) y al “resultado adverso” en un negocio. En concreto se considera que dicho término emana del vocablo italiano ”fracassare” que puede traducirse como “estrellarse” o “romperse”.

 

EL “DOLOR” DE FRACASAR

Así como el fracaso está indisolublemente unido a un RESULTADO no logrado, el éxito también lo está, pero en este caso al RESULTADO deseado. Ambos conceptos hacen referencia entonces a un mismo aspecto: el efecto o la consecuencia de un hecho, operación o deliberación; sin embargo, a pesar de la “relatividad” de su significado, la apreciación de uno o de otro tiene un TREMENDO IMPACTO en nuestra biología, en nuestro ser, en nuestra vida.

El hecho de no conseguir un objetivo deseado y soñado (consciente o inconscientemente) afecta directamente a nuestra autoestima; surgen insidiosas las dudas acerca de la propia valía y capacidad e inevitablemente, la confianza en uno mismo, tan frágil y vulnerable al mundo exterior, se quiebra y se rompe.

 

Reinterpretando el significado del fracaso: CUANDO UNO APRENDE A CAER, AUTOMÁTICAMENTE  APRENDE A LEVANTARSE

“Aprendemos” a temer al fracaso porque no nos han enseñado a caer; y más allá de eso, tememos al éxito porque íntimamente sabemos que para alcanzar el éxito tenemos que pasar ineludiblemente por el fracaso.

 

APRENDER A CAERSE. CONVIERTE TU MURO EN TU MÁS FUERTE PELDAÑO

 

  • 1º.- NO te resistas: lo que resiste, persiste.

¿Te equivocaste en el proyecto? ¿Perdiste dinero? ¿Confiaste en la persona equivocada? ¿Cometiste un error garrafal? ¿Te rechazaron sin contemplaciones?

Reconócelo y admítelo. No hay mayor error que negar lo evidente, pretendiendo que no sucedió, que no fue tan grave, que en realidad querías otra cosa…!pamplinas! Deja de mentirte y afronta la verdad de frente, es lo único que te hará libre y te dará fuerza para afrontar lo que viene a continuación. Deja que las sensaciones pasen por tu cuerpo, respira, no las niegues, deja que la Tierra se las lleve y mantén la intención cada mañana de PASAR PÁGINA Y APRENDER. Poco a poco, el muro irá cayendo.

 

  • 2º.- El mapa no es el territorio.

Has fracasado, SÍ, con todas las letras, pero ALERTA: “ni el fracaso ni el éxito te califican como persona”.

Todo lo que tú eres como SER humano (territorio), es infinitamente más grande, más profundo y más rico que lo que eventualmente puedas conseguir como resultado (mapa) en un momento dado. Esto quizás en ese momento de dolor profundo no te sirva pero sí podrás recordarlo cuando haya pasado el temporal. Y recuerda enfocarte en tu respiración mientras el temporal siga en marcha.

 

  • 3º.- Que los árboles no te impidan ver el bosque.

Es importante, cuando persigues un objetivo, no perder nunca de vista la INTEGRIDAD del viaje.

EL viaje hacia un resultado, ya sea un objetivo profesional o la forma en que enfocas tu vida, es LO MÁS IMPORTANTE. Es el recorrido que haces el que forja tu carácter, el que te ofrece posibilidades para desarrollar tu potencial y te pone a prueba para comprobar hasta dónde quieres llegar. Es el viaje el que te enseña y te TRANSFORMA.

Alcanzar la meta produce una sensación espectacular, pero nunca podrá aportarte los REGALOS de viaje. En un camino sin resistencias, jamás podrás desarrollar tu fortaleza. Aprendes mucho más en las épocas que te ponen a prueba que en las épocas de gloria. Las épocas que te ponen a prueba son las que permiten que descubras que la persona que quieres ser YA ESTÁ DENTRO DE TI, esperando a ser descubierta, quizás, quien sabe, a través de los fracasos.

 

  •  4º.- Aprende a disfrutar del APRENDIZAJE.

No puedes solucionar algo si repites lo mismo que lo causó. Si usas nuevas estrategias, el RESULTADO cambiará. Disfruta de lo que estás aprendiendo, toma la decisión consciente de decidir que lo que te está ocurriendo ESTÁ BIEN, quizás por razones que ahora no puedes ver.

Al no identificarte tu mismo con el fracaso, sales de la parálisis y bloqueo emocional y te colocas en el papel del OBSERVADOR, que puede RECONOCER y DETERMINAR el conjunto de pensamientos y acciones que has cometido o que has dejado de acometer que te han conducido a ese resultado no deseado.

No cometas el doble error de seguir haciendo lo de siempre, como siempre. “Si el plan no funciona, CAMBIA EL PLAN, pero no cambies la meta”

 

  • 5º.- PERSEVERA.

“El fracaso no es fatídico, el éxito no es definitivo. Lo único que cuenta es el VALOR para continuar” (Winston Churchill”)

 

La persona que hace de la persistencia su consigna descubre que, finalmente, el fracaso se cansa de perseguirle y se va. El fracaso nunca triunfa sobre la persistencia.

El especialista en liderazgo John C. Maxwell señala que la perseverancia es lo que distingue a las personas comunes de los líderes y que estas historias de “fracaso exitoso” se dan  gracias a un deseo irrenunciable de triunfar. Muchas de las grandes figuras emprendedoras del mundo, como Abraham Lincoln, Walt Disney, Bill Gates, Henry Ford, JK Rowling, Stephen King o Michael Jordan  han logrado sobrevivir circunstancias adversas como la quiebra, continuos rechazos o traiciones y construir su éxito en base a sus más sonoros fracasos.

 

ASÍ CAMINARÁS DE FRACASO EN FRACASO…HASTA EL TRIUNFO FINAL

En “El exótico hotel Marigold”, la película que fue un éxito de taquilla en 2011, el protagonista, Sonny, no se cansa de repetir que “todo estará bien al final y si no está bien es que no es el final”. Su idea de convertir un ruinoso hotel en la India en un hotel de ensueño para pensionistas británicos se encuentra con mil y un problemas. Solo su intención y su ABSOLUTA confianza (aun cuando ni él mismo se lo cree) en que todo saldrá bien es lo que le abre el camino entre los obstáculos.

En ese camino, Sonny, aprende sobre él mismo y sobre el mundo, conoce a personas maravillosas que no hubiese conocido si el hotel hubiese sido un éxito desde el principio y tiene que enfrentarse a sus mayores miedos para poder avanzar. Comete todos los errores posibles y fracasa en muchos de sus intentos. Pero al final, todo sale bien. Porque si no, no sería el final.

El camino de Sonny es como el nuestro. Todos tenemos algún sueño guardado en el cajón que está esperando a que estemos dispuestos a fracasar por él…y volverlo a intentar.

Muchos de los procesos de coaching nacen de una situación que podríamos calificar de “fracaso”. Alguien desea conseguir un objetivo y no es capaz de llegar a él. En Emotivacion ayudamos al cliente a clarificar lo que está ocurriendo y salir de la confusión, el primer paso hacia el éxito.

El fracaso se convierte así muchas veces en el trampolín hacia éxito, en esa situación específica que necesitamos que ocurra para llegar a la meta.  A veces nuestros mayores regalos vienen disfrazados de fracaso y solo con el tiempo somos capaz de mirar hacia atrás y comprender que aquello que menos queríamos aprender era lo que más necesitábamos para continuar con el viaje.

 

 

Escríbenos a Emotivación y te ayudaremos a reescribir tus fracasos y convertirlos en las llaves de tu éxito.

 

“Todos estará bien al final y si no está bien…es que no es el final”.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

volver